Entrevista
22/03/2012
Segmentación del público y la no incitación del juego, aportes de Trilenium desde Mar del Plata
Fuente: Exclusivo WGM
« ENTREVISTA EXCLUSIVA (Buenos Aires, Mar del Plata - Seminario: "Gestión integral en salas de juego") El gerente de Marketing del casino de Tigre participó en una de los módulos del seminario realizado la semana pasada en la Costa Atlántica. En exclusiva para WGM, repasó los temas tratados en la jornada. »

El gerente de Marketing de Trilenium, Mariano Molina Zavalia, habló de forma exclusiva con WGM luego de finalizada la mesa en la que disertó durante el Seminario de Gestión Integral de Salas de Juego, organizado en Mar del Plata por el Instituto Provincial de Loterías y Casinos de la Provincia de Buenos Aires y ALEA.

Molina Zavalia participó del módulo "Programa de Fidelización de Clientes" el miércoles pasado. El encuentro duró dos días y fue muy bien recibido, tanto por el público como por los disertantes: "estoy gratamente sorprendido por la cantidad de público que vino. Vino gente de Estados Unidos, vino gente de Brasil. ALEA ha hecho un gran trabajo con la convocatoria y la ciudad anfitriona es fantástica. Con respecto al seminario, creo que se están tocando temas interesantes, algunos más profundos que otros, pero que todos colaboran a entender un poco más de este negocio", afirmó el representante de Trilenium..

Segmentación

Uno de los temas sobre los que el gerente de Marketing fue la segmentación del público. "Todos los casinos procesamos una gran cantidad de gente. Algunas más, otros menos. Cuando uno procesa 300.000 personas mensuales, tenemos una composición muy heterogénea. Tenemos más del 50 por ciento de clase baja y entre un 8 y un 10 por ciento de clase alta. Evidentemente, las necesidades de estos polos no son los mismos. Para entender cuáles son esas necesidades, debemos hacer un proceso de segmentación, que tiene muchas patas", señaló.

Según el especialista, este proceso está compuesto por varias partes. "Una de las patas de la segmentación es la observación. Otra es la denominación de las máquinas tragamonedas. Una tercera pata es el tema del acceso a los distintos sectores sin restringir la puerta. En este caso, si una persona entra a un área de alta denominación, ve que las máquinas son de dos pesos y su apuesta máxima es de 800 pesos, seguramente no juegue allí. Están direccionadas a un público muchas más alto en poder adquisitivo. Claro que también tenemos máquinas de un centavo, en la que se pueden apostar 200 créditos, que serían 2 pesos", explicó.

Además, agregó que "otra forma de segmentación es por los tipos de restaurantes, por la oferta de shows y entretenimiento y por las promociones en determinados medios. No es lo mismo publicitar en el Diario Popular que en el diario La Nación, uno va generando un perfil al cual quiere atraer y eso es parte de la segmentación".

La no incitación del juego

Al ser consultaro por WGM sobre un tema clave como la no incitación del juego, Molina Zavalia explicó que Trilenium está adherido a un programa de la provincia de Buenos Aires que prevee el juego compulsivo. "Estamos muy atentos desde las áreas operativas para tratar de darnos cuenta que una persona está en situación de riesgo. Ese momento es cuando nos damos cuenta que esa persona pierde el control frente a algunas situaciones o lleva en la sala muchos tiempo, muchas horas", señaló.

Frente a uan situación de riesgo, entonces "se toma contacto con esa persona, se pregunta cómo está, tratamos de conocer quién es y, a su vez, advertimos a las áreas que están en el casino para que hagan un seguimiento. Llegado el caso, hemos invitado a la persona a que se vaya a su casa y vuelva otro día, o a tomar un café. Debemos, además, evitar el riesgo de generar más impulsos en este aspecto".

Para el gerente de Marketing todo lo que esté en exceso está mal y dio un ejemplo: "nadie puede dudar que tomar leche es bueno, pero si una persona toma cuatro litros de leche de golpe, es posible que tenga un paro cardíaco por la cantidad de ácido láctico que entra al cuerpo. En nuestro caso es lo mismo. El per sei no es malo, el problema es cuando se excenden los límites".

"La gente viene buscando diversión Hay algunas personas que entienden que jugar es parte de su propia diversión. El problema es cuando esa persona rompe sus propios límites permitidos, va más allá de sus propias posibilidades. Eso es lo que llamamos juego compulsivo, que trae consecuencias negativas a las personas", concluyó el representante de Trilenium.

 
 
 
 
Otras Entrevistas