Entrevista
20/03/2017
Duro revés para la Industria del Juego
Fuente: exclusiva www.wgm-la.com
« Se incrementa en un 20% la alícuota del ya cuestionado impuesto específico sobre apuestas »

En diciembre pasado se publicó en el boletín oficial la Ley N°27.346, a través de la cual se establece un impuesto que grava la realización de apuestas a través de máquinas electrónicas de juegos de azar del 0.75% del valor de cada apuesta. Este impuesto cuestionado por donde se lo mire ya ponía en jaque a la industria del juego. Hoy mediante un decreto Presidencial se elevó este ya exorbitante 0,75% al 0,95% facultándose, como ya lo venía advirtiendo WGM, la posibilidad de aumentarlo en un 50%.

Desde WGM analizamos y expresamos durante los últimos meses, los problemas tanto operativos, técnicos y de "know how" que presentaba este impuesto. También advertimos sobre las consecuencias negativas que generaría en el sector, llevando a la industria a un callejón sin salida y dejando en riesgo los puestos de trabajo de miles de trabajadores. También se evidenció que esta Ley carecía de Decreto Reglamentario y las Resoluciones Generales por lo cual era imposible su sanción final.

El pasado jueves a través del MINISTERIO DE HACIENDA en su Decreto 179/2017 firmado por el Presidente de la Nación se sanciona el Incremento de alícuota del Impuesto Específico sobre Apuestas exponiendo en su artículo 1º del Capítulo I del Título III de la Ley Nº 27.346 se estableció en todo el territorio de la Nación un impuesto que grava la realización de apuestas a través de máquinas electrónicas de juegos de azar y/o de apuestas automatizadas (de resolución inmediata o no) habilitadas y/o autorizadas ante la Autoridad de Aplicación, sobre el expendio, entendiéndose por tal el valor de cada apuesta cualquiera sea el medio en que se lleve a cabo (fichas, monedas, billetes, etcétera).

En su artículo 3º precisa que el gravamen se liquidará y abonará en forma quincenal, sobre la base de la declaración jurada efectuada en los términos que reglamente a tal fin la Administración Federal de Ingresos Públicos y por el artículo 4º se estipula que la alícuota aplicable será del 0,75% sobre la base imponible respectiva, equivalente al valor de cada apuesta.

Mediante el artículo 6° se faculta al PODER EJECUTIVO NACIONAL para aumentar hasta en un CINCUENTA POR CIENTO (50%) el gravamen en cuestión, o disminuirlo o dejarlo sin efecto transitoriamente, teniendo en cuenta entre otros parámetros el tipo de actividad y la zona geográfica, previo informe técnico fundado de las áreas con competencia en la materia.

Que, en tal sentido, resulta pertinente incrementar al 0,95% la alícuota establecida por el artículo 4° de la ley del gravamen, con el fin de lograr un mayor equilibrio fiscal mediante la redistribución de la carga tributaria, generando recursos de carácter genuino que resultan ser necesarios para el financiamiento de las erogaciones públicas, en atención a lo dispuesto por el Título I de la Ley N° 27.346.

Por lo tanto el decreto determina "Fíjar en 0,95% el gravamen previsto por el artículo 4° del Capítulo I del Título III de la Ley N° 27.346.

En el ARTÍCULO 3° del decreto firmado por el Presidente de la nación Argentina queda establecido también que el impuesto recae finalmente sobre el CASH IN— “Entiéndese como apuesta a los fines de la aplicación del impuesto, la suma original arriesgada por el apostador, cualquiera sea el medio en que se lleve a cabo (fichas, monedas, billetes, etcétera), sin considerar a estos fines las sucesivas ganancias que se generen a lo largo del ciclo de juego”

Este decreto genera mucho malestar en la industria dado que ayer mismo representantes de ALEA (Asociación de Loterías y Casinos Estatales de Argentina) se reunieron en el Ministerio de Economía con el CPN Juan José Imirizaldu, quien ostenta el cargo de Director Nacional de Impuestos de la Dirección Nacional de Impuestos de la subsecretaría de Ingresos Públicos de la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, quien se comprometió antes los representantes de las loterías del país a considerar los reclamos y sugerencias aportados.

Jueves, a menos de 24hs de haberse reunido y retirado con promesas y esperanzas de llevar este tema a un común acuerdo, la industria del juego amaneció con el Decreto 179/2017 que no sólo ratifica lo advertido por este medio sino que lo empeora. La sensación que expresan los representantes y protagonistas de ese encuentro es que "Una vez más se nos han reído en la cara, esto es una falta de respeto y una ninguneada total".

Este es el panorama que se le presenta hoy a la industria de los juegos de Azar. Una Ley cuestionada que no deja de sorprender por su desproporcionada y desacertada visión del sector. Una Ley que deberá cargar sobre sus espaldas las consecuencias de llevar a la industria del juego a vivir el peor momento de su historia.

www.wgm-la.com

 
 
 
 
Otras Entrevistas