Noticia
04-04-2017 | Argentina
Una Ley concebida por la falsa creencia que los operadores de juego ganan dinero rápido y fácil
Fuente: wgm-la.com
« Durante esta primer semana de abril se haría efectiva la Reglamentación de la Ley que eleva el valor del Impuesto Específico sobre la Realización de Apuestas al 0,95% que se suma al incremento del impuesto a las ganancias del 41.5% y que deja muy presionados a los operadores de la industria de los juegos de azar, quienes ya se encuentran agobiados por múltiples impuestos y gravámenes.  »
 

Estos impuestos, fueron impulsados por el Diputado Nacional Sergio Massa y fueron concebidas en la creencia de que el juego puede seguir soportando todos los agujeros que se presentan en el país. “Llegó el tiempo de que en la Argentina hagan un esfuerzo los que tienen mucho y ganan fácil", sostuvo Massa durante la conferencia de prensa al presentar el proyecto, el cual contempló que se le cobre impuestos a la renta financiera, el juego, la minería y el resto de las actividades vinculadas a la "especulación”; así describió a estas actividades formales de la economía el dirigente que lidera el Frente Renovador.

Cuesta creer que se ignore los 250 mil puestos de trabajo que genera esta industria compuestos por los trabajadores de Loterías, Bingos, Casinos, Hoteles Casino, Hipódromos, Agencias de Loterías Oficiales, además de otras actividades conexas con la industria del entretenimiento.

A días de la reglamentación de la ley, el panorama podría empeorar. Como ya explicamos anteriormente, estas medidas golpearán fuerte a esta industria generando despedidos, disminución de la rentabilidad promedio por máquina, descenso en la recaudación que perciben las provincias y muchos municipios y que generarán menos recursos que se destinan para la asistencia social. En total se estima que se percibirán $3.500 millones menos, si esto sucede. Por lo cual la estrategia no sería la adecuada si lo que se quiere lograr es que aumente la recaudación fiscal.

Consideramos que si la idea es recaudar más y el sector legalmente regulado, fiscalizado y controlado por el estado, se lo presiona con más impuestos, entonces lo estamos llevando a un callejón sin salida. Sin embargo, si se opta por combatir a la actividad ilegal estaríamos dando en la tecla de una decisión más en concordancia con la lógica y el trabajo implementado por los entes que administran los juegos de azar; esto es: Combatir el juego clandestino.

Como ya advertimos en ediciones anteriores, se calcula que por cada peso que se apuesta en el circuito legal hay cuatro pesos que se vuelcan al mundo clandestino, lo que convierte a ese terreno en una caja multimillonaria de financiamiento a las mafias.

Al combatir esta actividad clandestina se frena todo tipo de situaciones no controladas como; la ludopatía, el lavado de dinero, el financiamiento de mafias y corrupción, entre otros delitos. El fiado, el delivery y las apuestas telefónicas son sólo algunos de los elementos claves de la industria del juego clandestino en la provincia de Buenos Aires que mueve $56 mil millones por año. Luchando contra el juego clandestino, se logra que la gente que juega en este mercado ilegal pase al oficial que tributa, paga canon, tasas municipales, entre otros impuestos y que ofrece garantías y seguridad para los apostadores y el propio Estado.

Debería evaluarse la manera de lograr re direccionar ese dinero ilegal al circuito legal, en lugar de seguir presionando fiscalmente a quienes operan en la legalidad y tributan en concordancia con la ley. Ya lo declaraba el anterior Presidente del IPLyC Melitón Eugenio López " el combate al juego clandestino es una forma mucho más fácil de recaudar porque esta ley va implicar que muchas empresas estén al borde de la quiebra, que gente se quede sin trabajo y que mucho dinero que hoy entra en la Provincia de Buenos Aires el año que viene no ingrese”.

Si se atacara al juego Clandestino, el Estado podría contar con cuatro veces más dinero que el que cuenta por ingresos de esta actividad, pero pareciera ser que es más sencillo seguir asfixiando al sector con este arsenal de impuestos.

Según un reciente informe del Foro Económico Mundial que publicó Infobae.com “la carga impositiva es superior a los beneficios que obtienen las empresas. Según el Banco Mundial, Argentina tiene la carga tributaria más alta: supera a los beneficios de las empresas. El último Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial (World Economic Forum) 2016-2017 indicó que la Argentina ocupa el puesto 104° sobre 138 naciones. Entre la serie de ítems que supervisa el Banco Mundial llama la atención el referido a la proporción total de impuestos que la economía formal paga en comparación con las ganancias (Total tax rate % profits). En el caso argentino los impuestos representan el 137,4% de las ganancias obtenidas por las empresas. Es decir que el Estado a través de diversos tributos se queda con más plata que la que le queda a cada compañía como beneficio. En la medición se contempla "la tasa impositiva total" que calcula el Banco Mundial en base a la cantidad y percepción total de impuestos, en la que suma cinco tipos diferentes de contribuciones que se pagan tras deducciones y exenciones. Estos impuestos son Ganancias; contribuciones sociales y laborales a cargo del empleador; impuestos sobre transmisiones patrimoniales; impuestos sobre el volumen de negocios, y otros pequeños impuestos. Es decir que se contemplan gravámenes que recaen sobre el empleador.”

 
 
 
Noticias de la Región
 
Noticias Más Vistas