Noticia
16-02-2018 | Argentina
Gremios y asociaciones del turf piden ser escuchados por Vidal y por los legisladores para no "quebrar"
Fuente: wgm-la.com - infocielo.com
« La gobernadora anunció que quiere eliminar los subsidios a los hipódromos y desde la actividad aseguran que sería “la quiebra del sector” y que se perderían miles de puestos de Trabajo  »
 

“El Instituto Provincial de Lotería y Casinos asignará desde un mínimo de nueve puntos hasta un máximo de quince puntos del porcentaje previsto para el FO.PRO.JUE., a transferencias destinadas a atender las erogaciones que demanden las actividades hípicas y afines, atendiendo a razones de mérito, conveniencia y oportunidad”. Esas 276 palabras son las que, en 2004, salvaron a la hípica bonaerense, según los gremios y asociaciones del turf.

Es el artículo 29 de la Ley 13.253, llamada “Ley del Turf”, que ahora María Eugenia Vidal quiere modificar o eliminar bajo el argumento de que su gestión “tiene otras prioridades”. Para la gobernadora, el juego legal está por detrás de la educación o de la salud, por caso.  Pero quienes dependen de las carreras de caballos no opinan lo mismo y ya salieron a plantear reparos.

“Lo primero que hay que aclarar es que el dinero no sale de los contribuyentes sino de un fondo reparador y significa entre un 9 y un 15% del 34% que se recauda de las maquinitas”, advirtió Omar Alegre, secretario general del Sindicato del Personal Mensual del Hipódromo de La Plata, quien recibió a INFOCIELO en su oficina. “Vamos a la quiebra”, aseguró.

“Sin el subsidio no se puede seguir porque de eso dependen los premios que se dan y es lo que genera la motivación de los apostadores y de quienes deciden invertir en los pura sangre”, dijo, por su parte, a este portal Diego Quiroga, titular de la Asociación del Personal de Hipódromos, Agencias, Apuestas y Afines de la República Argentina (APHARA).

“Nosotros ya nos vamos a poner en campaña para juntarnos y para ver qué acciones tomamos”, adelantó el dirigente, quien estima en 70 mil los puestos de trabajo que genera esta “industria sin chimeneas” –como dicen sus defensores- en el territorio provincial. En la actualidad, hay que contar lo que se mueve en torno a los cuatro hipódromos oficiales: San Isidro, La Plata, Tandil y Azul.

Cuando la noticia era sólo un rumor, Quiroga encabezó una reunión sin precedentes para la rama. En aquella ocasión, juntó a Alegre, a la Asociación De Vareadores de La Plata, a la Asociación Gremial de Vareadores, a la Asociación Gremial de Profesionales del Turf, al Circulo de Propietarios de Caballerizas, a los Criadores Argentinos de Sangre Pura de Carrera, y la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera, entre otras.

Concretamente, lo que anunció Vidal es una reducción de la subvención en dos partes. Primero, su administración reducirá las erogaciones lo máximo que le permite la normativa vigente, lo que en 2018 será un ahorro de 300 millones de pesos. Y después enviará un proyecto a la Legislatura para llevar los aportes a cero. Este año, entonces, el aporte será igualmente de mil millones de pesos.

“Nosotros queremos que nos escuchen, la Gobernadora y ahora los legisladores. Que sepan que esto es sólo apuestas, es mucha gente que está implicada”, agregó Alegre. Sólo de su gremio depende la cobertura médica de unas mil familias. También denuncia una demora de pagos desde noviembre.  El parque caballar platense es de unos 2500 animales con unas 130 reuniones (días de competencia) por año. En San Isidro los números son similares.

El jockey Club de Azul controla desde 2016 las pistas de esa ciudad y la de Tandil. En el primero hay asentados 400 caballos y en el segundo, 300, y ambas localidades tienen 9 encuentros por mes, aproximadamente. “Logramos ponerlos a punto y ahora esto nos mata”, consideró Santiago Zafora, secretario de esa entidad.

“Los hipódromos son deficitarios en todo el mundo entonces la decisión pasa por si querés o no mantener una actividad que genera lo que genera, principalmente empleos”, reflexionó. Todos los consultados coincidieron en reclamar un fuerte control de las partidas que se destinan y la necesidad de invertir en infraestructura.

En 2004, en la discusión de la 13.253, el por entonces gobernador Felipe Solá había aceptado que los hipódromos puedan ofrecer además tragamonedas, como vía alternativa de captar recursos y aficionados. Es más, hasta se redactó un párrafo referido a eso en el proyecto. “Cuando llegó a las cámara eso no prosperó, algo pasó”, confió a este medio uno de los participantes de ese debate.

 
 
 
Noticias de la Región
 
Noticias Más Vistas